miércoles, febrero 22, 2006

LA ULTIMA ESTACION -PARTE 1-


El tiempo pasa rápido, y cuán rápido se va que no le da tregua al presente que por momentos me atormenta con las cenizas de un pasado que en algún vértice fue vida y fue amor. Amor que una vez tuvo nombre, tangible y siempre víctima del ulular de una lista interminable de pecados.
El tiempo esa así, como el amor. Y esta larga historia comenzó con una corta despedida.
En un día de tarde nublada y de brisa fresca, ellos habían acordado verse por una necesidad que solo los amigos que se necesitan de verdad entienden.
Él, un muchacho sincero y de buenos sentimientos, tenía la costumbre de llevarle una flor, no comprada ni mucho menos maquillada con arreglos de floristería. Le gustaba escogerla de algún jardín ajeno y sentir que robaba la alegría que alguna señora pensionada o enamorada de su jardín para llevársela a su amiga, lo cual para él valía mil veces más la pena que gastar unos colones de más. Claro que no era un tacaño avaricioso pero sí un sentimentalista romántico.
Ella, inocente y repleta de dulzura para el mundo era toda una mujer a sus escazos 16 años. Siempre con una sonrisa regalando esperanza a quienes no tenían y de ese carisma tan maravilloso que la caracterizaba. Guardaba muy bien sus sentimientos camuflándolos con lo común del entorno y lo cálido de una mirada.
Hacia frío aquella tarde, quizá por el viento que no dejaba de soplar barriendo con esmero las hojas caídas que yacían por todas partes y meciendo con insistencia los árboles del rededor. Hacía frío y él sabía que no era por la brisa. Sabía que los presentimientos son como puñales que poco a poco van estocando la calma.
Por fin la vió aproximarse y de su boca nació una sonrisa, de esas sonrisas de quien se alegra después de pasar tiempo fuera de casa y vuelve, solo que en este caso la casa volvía a él.
Ella traía puesto un vestido de dos piezas ligeramente ceñido a su delgado cuerpo que la hacía verse más mujer. El cabello colocho y de un tono semirojizo , era acariciado con suavidad por aquella brisa.
Al encontrarse se abrazaron... Y una tibiesa descendió de sus ojos para encontrarse de frente al tiempo y al espacio. Un tiempo y un espacio que se apocaron con tanta cercanía habiente. Sabían que por más distancia que existiera entre los dos la única capaz de separarlos era la que hubiera de un corazón a otro. Lo que ambos sentían los unía de una galaxia a otra, y sin saberlo todavía durante toda la vida, y las vidas siguientes a esta.
Cruzaron la mirada y no hubo necesidad de palabra. Aquel brillo radiante lo decía todo: estaban felices. Ella besó dulcemente su mejilla y él la abrazo más fuerte como para nunca dejarla ir.
Habían pasado cinco meses sin verse. Largos meses sin esos abrazos y esos besos. Y por fin, ahí estaban, sintiendose como dos amantes que se hacen el amor sin tocarse.
Él la invitó a caminar y empezaron a alejarse de aquel paisaje junto a la tarde nublada y fría que ya invitaba a la noche a tomar su lugar.
Y sin pedirle permiso a la vida, a la tarde y a la vergüenza ella lo tomó de la mano...
Continuará...

13 comentarios:

Gla´s dijo...

que lindo... este post me hizo pensar muchas cosas, y recordar otras tantas...

ya quiero leer la continuación...

pacita chiquito

Chris dijo...

Este post es una "novela" que escribí en el colegio... Y tiene ciertos matices autobiográficos.

Con gusto la continuacion, nada más que tengo que transcribirlo :)

Pacita chiquita! ^_^

CRISK dijo...

Parte de una leyenda....¿cierto?
Saludos.

Chris dijo...

No es una leyenda, a alguien en el mundo le pasó...

:)

Gla´s dijo...

si no, desde chiquillo se le desbordaba la faceta de escritor... felicidades! está precioso...

más! más! ansío conocer como sigue!

little p

Chris dijo...

Gracias por lo de precioso, ya lo sé!!! jajaja varas! Y sí desde que tenía como 13 empecé a escribir ;)

L.P. (Pacita)

Magui dijo...

No te voy a escribir sobre el post...lo que pasa es que te fuiste sin que me pudiera despedir de vos y te quería dar las buenas noches de alguna manera

:(

Ojalá soñés (o hayás soñado) con los angelitos

Chris dijo...

Gracias Magui! Tan linda! Awwww!!! Lo que pasa es que err... Me tuve que ir, you know el efecto del cocktail...

^_^

Maga_Poderosa dijo...

hi

Ana dijo...

Tenía de fondo "Cuando tardas y demoras en volver"... y fue el efecto de sonido perfecto para el relato ;)
Me encantó, hasta quise extrañar a alguien que quiero mucho, nada como encontrarse después de extrañarse tanto.
Saludos Chris!!

Chris dijo...

Saludos Anita!!! Todavía falta más! Es larga la historia so... TOmen asiento! :)

Maga_Poderosa dijo...

Si, está muy tuanis la historia, pero por alguna razón, yo la dejaría hasta ahí...

Chris dijo...

Por alguna razón, la historia no termina ahí... Aunque por qué la dejarías hasta ahí? ^_^

mirror mirror

1