jueves, mayo 24, 2012

Mehrdeutigkeit




Aún si navegásemos en mares distantes, y no tuviésemos intenciones ulteriores de naufragio, siempre estará la elección -yo elijo, tú eliges, el o ella eligen, nosotros elegimos, vosotros elegís, ellos eligen- de causarnos más daño o curar nuestras heridas.

Se descubre algo nuevo cada día, aunque a todos nos guste -de vez en cuando- desconocer lo que pasa a nuestro alrededor y volver al tiempo en el que nuestro mundo era del tamaño de un hogar. Donde todo termina yo empiezo (en las noches perfectas para ser nosotros mismos)

Siniestro como aprender a apreciar lo bueno con la edad. Es el tiempo que ya fue el que nos enseña a aprender. Es el arrepentimiento el que nos mueve a dar pasos hacia atrás, mas la tristeza es sin embargo horizontal.

Son tiempos de poco corazón. Tiempos de manos atadas. Tiempos de rebelión. Son como cuadros de bifontrismo donde lo posible no cabe, donde el golpe está dado. A decir verdad ¿estamos todos obligados? Si pienso no hablo, si hablo no pienso. No hay compañera más sociable que la soledad diría el señor Thoreau.

Al final siempre es necesario despertar, y eso no tiene porqué ser malo. Todos tenemos un lado oscuro en el corazón. Lo que ven mis ojos no me dará felicidad, pero tarde o temprano me conducirá hacia mí mismo.


3 comentarios:

delfin en libertad dijo...

Cierto la libertad de elegir no la debemos perder aunque a veces la marea nos incline un poco la balanza.
Me gusta pensar en cada hogar como un universo. Y ese lado oscuro que siempre nos reiventa. Queda para reflexionar bastante. La música me encantó. Gracias por tus palabras tan lindas siempre. Un abrazo!

Anónimo dijo...

Las elecciones... no siempre la correcta es la que nos agrada, no siempre lo que queremos es lo mejor.. cada elección trae su consecuencia. El corazón es lo más sucio y malvado que tiene el ser humano.. y los deseos que provienen de el no son de fiar. Muy buen blog, me gusta su manera de escribir y de pensar, tal vez uno de estos días pueda usted leer el mio. Yo elegí seguir leyendo el suyo.

Kri§ dijo...

Delfincita: "...y ese lado oscuro que siempre nos reinventa", es exactamente eso, que la marea nos enseñe a navegar de muchas formas.

Anónimo: Yo creo que lo más traicionero que uno tiene es la mente, la que engaña al corazón... Gracias por sus comentarios

mirror mirror

1