domingo, diciembre 20, 2009

antes del después

Aunque me tomaran por loco, aquellos mentirosos y poderosos fulanos de tal, la diferencia para mí entre una vagina y una mujer siempre será la misma: las vaginas no piensan.

Las lenguas no son todas de fuego, ni romances, ni fáciles de aprender. Yo creía que era menos complicado poner a sus pies mis penas.

Que mi sangre sirva de limosna entonces.

2 comentarios:

B.i.t.c.h dijo...

Pues mi querido amigo, hay mucha razón y diferencia entre ambas, y de ahí que hay hombres q nunca saben lo q andan buscando y se comportan cm x$%="!% cuando encuentran a una mujer.
Q bueno q sepas diferenciar, y ojala q siempre sepas bien lo q buscas, para q nunca lastimes a nadie.

Beso.

eyrenne dijo...

Para eso son las transfusiones, hay que dejar que la sangre contaminada o enferma se derrame y darle entrada a la nueva que nos traiga cosas distintas, yo he pasado por estos momentos en algunas ocasiones y se que al final esto no te mata... a veces nos hace mas fuertes.

Saludos calurosos.

;)

mirror mirror

1