martes, julio 28, 2009

Esperando esperanza




Antaño y ahora se sabe de personas que sin dilatar los bríos combatieron por preservar sus ideales, sus sueños, sus deseos y vertieron sangre por ello.

Eran hombres y mujeres cuyos nombres siguen vigentes en la historia, la memoria y el corazón del tiempo. Personajes como Martin Luther King, Ghandi, Valentina Tereshkova o Marie Curie que dieron un salto espacial para fundar el principio de algo grande para toda la humanidad:

La esperanza.

"La esperanza es el sentimiento de optimismo sobre el futuro fundado en la fe o en la creencia firme de que un suceso puede ocurrir." dice Wikipedia.

Entonces éstos “héroes” del mundo moderno tenían –y de sobra- esperanza, ¿No creen? No claudicaron ante las críticas de la gente, tuvieron claro lo qué querían alcanzar y lo hicieron. ¿Qué nos enseña esto? Es lo que voy a redargüir en seguida.

Primero posiblemente nadie piense, o muy pocos lo hagan la verdad, o tal vez ni siquiera conozcan a algunos de los nombres que yo mencioné arriba. No sepan de sus obras, tal vez sólo conozcan de los hechos de Teresa de Calcuta o Charles Darwin. Quiero decir, que en la actualidad la vida es tan agitada, todo va tan rápido que no nos da tiempo de pensar, no nos da chance de tomarnos un rato y relajarnos. Tantas cosas que seducen al sano juicio a derivarse a la locura nos está matando todos los días. De estrés, de gastritis, de problemas del corazón…

Y todo eso ¿Por qué? Creo yo que es porque no tenemos fe. No tenemos esperanza. Lo único que hacemos es esperar y esperar… cosa muy distinta a tener esperanza. La fe es la convicción de lo que no se ve dice La Biblia, es esperar lo inesperado. No se trata solo de sentarnos en el corredor de la casa a mirar hacia la calle esperando que empiecen a caer del cielo respuestas, soluciones.

No hay nada más grato en este mundo, ni regalo más preciado que a una persona que lo ha perdido todo, o que ha perdido algo por lo que tanto luchó llegue alguien y lo haga sentir esperanzado. Porque cuando uno pierde la fe en el futuro, en el mundo, en Dios… No queda nada más por lo que vivir.

Y si yo que perdí a mi pareja, mi gata, mi guitarra con la que aprendí a tocar, mi trabajo y técnicamente la vida que solía tener también perdiera la esperanza de que en unos años, meses o ¿Quién sabe? Tal vez días! Voy a conocer una mujer que supere todas mis expectativas, que sea un millón de veces mejor que mi ex novia, voy a tener otra gata mucho que amaré aún más y podré comprarme todas las guitarras del mundo porque conseguiré un mejor empleo, ¿Qué me quedaría? Imagínense!

La esperanza es como esa fuerza, como ese motor que nos empuja a no dejarnos caer, a no darnos por vencidos ni aún vencidos. Es la chispa motivadora que mantiene encendido el fuego en nuestro interior (qué cursi eso sonó como a Pablo Cohelo jajaja)

Por eso si hemos de aprender algo que sea primero a tener fe, no podemos superar ninguna prueba si no tenemos primero a Dios en nuestra vida y fe, esperanza en que Él nos ayudará a librar la dura batalla de la vida.

Salud compañeros!

7 comentarios:

♥ queenie ♥ dijo...

Yo soy porque existo y si no existiera no seríamos ni vos ni yo.

Porque para ser nosotros necesitamos haber sido primero dos: vos primero y luego yo.

Y ahora que no somos más que la suma de dos mentes, dos espíritus en el universo que nos envuelve podríamos discrepar en si seguir pensando o caminar descalzos.

Ya eso depende de cuánta fe y esperanza le tengas al silencio que se forma cuando dos amantes no se hablan con la boca.

Fe en que algún día yo me haré realidad.

Esperanza en que tu vida se vuelva mejor sin mí, sin nosotras.

Y Dios será la constelación que guiará tu barca.

:)

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Lo que mueve a este mundo es la fe. Fe en un mañana mejor. Fe en que nuestros sueños se harán realidad. Fé en Dios quien nos dice cual es el mejor camino que debemos tomar.

Hay personas que ya perdieron la fe, y son personas estancadas, que no dan ningun fruto, no tienen esperanzas de nada.

A mi me gusta estar con gente de fe, con gente que espera y que si en algun momento yo pierdo la fe, sé que ellos me van a inyectar de la suya y me levantaré.

Excelente post

Saluditos

L'Petite dijo...

Esperemos que para mañana no llueva.

O como leí por ahí en uno de esos libros de baratija "nuestras preocupaciones desaparecerían por completo si dejáramos de poner nuestros ojos en el pasado y el futuro enfocándonos solo en el presente"

Esperamos y tenemos fé sobre algo que no existe y nunca ha existido.

El pasado y el futuro es sólo una manera de convertir nuestros errores y nuestros miedos en algo tangible y existente.

Yo no pierdo la fe en que la humanidad se destruirá a sí misma pronto.

Paolita dijo...

la esperanza es lo ultimo q se pierde

CaRo dijo...

Que oportuno este post.. más que todo por la fecha..
Increíble que sea justo ahora cuando lea esto.. en el lugar, y momento JUSTO

Saludosª

Kri§ dijo...

Queenie: Tengo fe en que esos dos amantes siempre se podrán decir todo sin palabras. Y aunque no vayamos más en el mismo barco podemos navegar uno al lado del otro.

Heidy: Toda la razón, estar con gente de fe, gente que te transmita esa energía positiva ayuda en los momentos en los que uno suele perder un poquito la esperanza.

Un saludo!


L'Petite: Precisamente hoy me soñé con el fin del mundo y fue extraño. Tan extraño como sus comentarios.

Paolita: La esperanza es lo último que deberíamos perder... es más, nunca deberíamos perderla ni de primero ni de último!

Caro: Me alegro que te haya servido de algo lo que escribí. Parte de lo que hago es para eso, y no sé qué fecha será para vos o por qué momento estes pasando pero recuerda que cuando la noche es más oscura es porque el amanecer está cerca.

kernel83 dijo...

Si tuviese sólo fe en Dios, estaría al horno. Por el contrario, no tengo fe en Dios, sino en mi mismo. Y si pierdo eso, no hay fe en Dios que valga; no va a funcionar... sería más bien una falsa esperanza. Lo repito: estaría al horno.

Pero uno puede vivir sin tener que depender de Dios. De hecho, vive sin depender de Dios, ni de ningún ente sobrenatural. Las cosas funcionan siempre de la misma manera, y no dependen de la existencia (o no existencia) de Dios... porque Dios está en tu cabeza, o en tu "alma" si preferís.

Se puede vivir sin Dios, y yo soy un ejemplo de ello... y está lleno de ejemplos por todo el mundo. Dejemos de depender (aunque suene fea la palabra, es así) de un ente que desde un principio fue creado por el hombre... y ningún otro más que el hombre, por lo menos en el planeta tierra.

mirror mirror

1