jueves, diciembre 08, 2005


Y un día, hasta cierto punto, los paseos por el parque de la mano de aquel ángel eran más divertidos que ir a la luna en bote. Pero solo hasta cierto punto.

Unas cuántas lágrimas después, uno se va dando cuenta de que algunas cosas no son tan perfectas como parecen. Como cuando de niños soñábamos metidos dentro de una caja a ser el rey del mundo, gobernando en un castillo volador sobre el mar.

Sin embargo al pasar los años aquellas fantasías de infancia se van para dar paso a los hechos: no reinamos en ningún castillo volador sobre el mar, pero posiblemente vivamos dentro de una caja, encerrados con miedo de salir a enfrentar el mundo. Como el guerrero que en realidad deberíamos ser.

Quizá, y sin saberlo todavía, aquella estrella que concedía deseos se haya apagado, a lo mejor se mudó de galaxia para evitar las insistentes súplicas de hacerlo feliz a uno. Quien sabe, puede ser.

Y todo esto para qué? No hay necesidad de cambiar, aunque a veces sea necesario. Para bien, eso sí. O al menos eso me han contado, que los cambios son para bien. A veces no hay que hacer caso de todo lo que uno escucha por ahí, puede ser verdad a como puede ser mentira, pero entonces, cómo hace uno?

Y si de confianza se trata, nadie mejor para el puesto que la propia sombra, siempre con sus juegos al azar, siempre con sus melancolías bien frescas, tan frescas como la tarde que fue hace algunos años.

Por eso digo que hasta cierto punto, los helados de chocolate, derramados en el suelo, son más divertidos que comer ansias o estar enamorado. Pero solo hasta cierto punto.

No crean, no siempre es azul el cielo y no siempre las melancolías son tan frescas.

Quien sabe, podría ser, al rato.

4 comentarios:

CRISK dijo...

Siempre, Unas cuántas lágrimas después, uno se va dando cuenta de que algunas cosas no son tan perfectas como parecen.
SIEMPRE SIEMPRE SIEMPRE

Chris dijo...

Si, Crisk, siempre, muchas lagrimas despues uno se da cuenta de eso, lamentablemente.

Maribel dijo...

Sin embargo al pasar los años aquellas fantasías de infancia se van para dar paso a los hechos...Ojala pudieramos tener 5 años para siempre....nada como la inocencia de un niño...

Chris dijo...

Manilla, a pesar de todo, dentro de nosotros vive ese niño (ñ_ñ) o al menos se supone...

Gracias por pasar!

mirror mirror

1