lunes, diciembre 12, 2005

Cuando no puedo soñar


A veces, cuando no puedo soñar como ahora, me pongo a pensar en qué estarán soñando los demás...
Es vacilón imaginarse que, unos por un lado pueden estar soñando con su amor platónico, otros con su amor real, otros con elefantes rosados malavaristas...
Yo cuando no puedo soñar, imagino lo que me gustaría soñar cuando me duerma, he soñado mil cosas, sin embargo en este momento y a esta hora (1:57 a.m.) me gustaría cuando me duerma soñar con un abrazo, soñar con un beso que sea capaz de despertar hasta el más profundo de los sueños.
No puedo dormir (cosa muy normal en mí) y no quiero tocar guitarra, me siento muy cansado para leer (estoy a punto de comenzar a leer "La isla de los hombres solos") tampoco quiero escuchar música. Así que aquí estoy escribiendo, otra de las mil cosas que me apasionan en la vida.
Me gustaría estar, ser como el viento, viajero y peregrino, ya lo dije atrás, para poder llegar, justo ahora que debe estar dormida volando hasta su ventana, entrar, susurrarle al oído que la quiero, acariciar su pelo suavemente y quedarme dormido repitiendo su nombre mientras la lleno de mis besos. Bastante cursi pero así soy yo, un romántico empedernido sin remedio.
De todos modos no quiero tener remedio, estoy orgulloso y feliz de ser como soy.
A veces cuando no puedo soñar todo parece ir en cámara lenta, como que el tiempo corre más lento, y los recuerdos flotan más despacio.
Es como cruzar la calle cuando la luz está amarilla.
A veces pienso que dormir es perder el tiempo. Y que si por mí fuera no dormiría, pero el cuerpo no aguanta tanto. 52 horas sin dormir y sin comer fue suficiente una vez para darme cuenta de eso.
Lo que me pone a pensar las múltiples loqueras que he hecho en mi vida, como esa por ejemplo, hacer dibujos con mi sangre, tratar de morir, jugar a ser alguien, tener sentido común, tratar de ser una persona cuerda...
Probablemente solo yo entienda lo que escribo. Probablemente solo quiero creer que soy inentendible o quizá puedo ser lo que yo quiera.
Cuando no puedo soñar soy intrancigente, necio, impaciente. Suelo tener episodios de ansiedad, de brutalidad emocional o cosas así. En realidad lo de brutal es por la falta de sensatez, que puedo tornarme extremista (más) cuando de mi felicidad se trata.
A veces cuando no puedo soñar me doy el lujo de sentir con la cabeza y pensar con el corazón, cosa que en términos citadinos no es ningún lujo pero qué importa, yo siempre ando como si estuviera en la montaña, abrigándome para que la tristeza no me dé frío.
Cuando no puedo soñar siempre termino escribiendo cosas como esta, sin sentido, ilógicas y hasta cierto punto congruentes, innecesarias y poco interesantes.
También me vuelvo más sarcástico de lo que ya soy, que viene siendo como la reencarnación del mismísimo demonio hecho palabra, a modo de que sufra un poquito antes de que me lo lleve a las entrañas de mi mente a que estemos un ratito en cofradía.
En fin, hago muchas cosas cuando no puedo soñar y esta... Es una de ellas.
Buenos días.

4 comentarios:

CRISK dijo...

Esas son las noches perfectas para conocernos mas...

Chris dijo...

Las noches perfectas para ser nosotrtos mismos...

Anónimo dijo...

Las noches para poder volverte loco...

♥YANIN♥

Chris dijo...

º_º Hola de nuevo Yanin, loco ya soy, asi que no creo que sea para eso, aunque suena bonito "volverse mas loco" claro, si se pudiera, pero ya estoy lo suficientemente loco.

:)

mirror mirror

1