martes, febrero 14, 2006

CUANDO TE DESCUBRí DESCUBRIéNDOME


"¿Y qué si soñabas? ¿Y qué si en tu sueño tomaste una flor? ¿Y qué si cuando despertaste la flor estaba en tus manos?"

Sin embargo no siempre lo sueños se hacen realidad y siempre la realidad puede parecer un sueño.

No siempre tenemos lo que queremos y casi siempre queremos recuperar lo perdido.

Lo perdido...

Aquello que se nos arrebató de entre los brazos, aquello que juramos nunca dejar ir, cuidar y conservar vivo por siempre, cuando se nos va es capaz de volver?

Es por capricho y no por necesidad? Por orgullo y no por dignidad? Francamente qué más da si a fin de cuentas siempre será nunca?

"Es necesario correr riesgos", decía. Sólo entendemos del todo el milagro de la vida cuando dejamos que suceda lo inesperado.

"Ya lo sé". Fue mi respuesta. Cuando lo inesperado sucede a la vista siniestra que se oculta en las sombras del pasado, la realidad se ríe como en tono de burla, creyendo que puede socavar mis cimientos tan fácil y tan débilmente.

Qué le pasa a las personas hoy en día? Siempre es una competencia por demostrar que, como ya no son nada mío van a tratar de demostrarme que no me necesitaban para ser felices.

Y eso qué?

Ya sé que no soy indispensable, pero claro, suelo ser muy útil en casos de emergencia, como cuando algo se quema... "Usece en caso de incendio" No es bella la vida? Retórica, hipérbole, metafórica o en prosa, la vida siempre es como un poema.

Porque los amantes se vuelven extraños, los hijos se van lejos de casa y los errantes nunca encuentran un hogar pero siempre tienen donde vivir.

Durante un tiempo llegué a pensar que tener la cabeza bien amueblada era, en cierto modo, un estorbo. Ahora sé que no se trata de tirar esos muebles (realmente son muy útiles), sino de ampliar mucho el espacio para no tropezar con ellos.

Cuando te descubrí descubriéndome supe que nunca me descubrirías como yo te había descubierto a ti.

Fue cuando desperté y vi que en mis manos no había ninguna flor.

6 comentarios:

Sonrisa de Monalisa dijo...

Andrés dice que hablar conmigo es como hacerlo con una enorme red de canciones...Y que una sóla palabra puede ser un "link" para que yo empiece a cantar... pues acá va otra....

"Al lugar donde has sido feliz es mejor que no trates nunca de regresar"

Chris dijo...

No quiero regresar, porque no puedo. Ese lugar ya no existe, desapareció hace tiempo así que no soy tan tonto :)

Andrés es sabio! jejeje... Y sí sos como un cancionero porque cuando uno necesita un consejo o algo siempre tenés una canción en mente!

Saludos! ^_^

Floriella dijo...

No somos indispensables, pero en muchas ocasiones resultamos siendo útiles... Genial esa frase, por lo cierta que es!

Ana dijo...

Chris precisamente eso que decís estoy tratando de hacer entender a alguien: no hay que tirar los muebles, hay que ampliar el espacio, sin embargo a veces cuesta entenderlo.

Como decía en otro blog a veces es necesario tener una estructura no tan rígida, con el fin de que lo inesperado no bote los cimientos.

Poca gente es indispensable, tal vez nadie, pero por épocas se vuelven una constante y una base fuerte en nuestras vidas, eso puede contar como algo bueno.

Un saludo gigante para vos!!

Gla´s dijo...

excelente eso de no indispensable, ninguno de nosotros es indispensable...


...

ok, por un momento medite y se me vino a la mente mi mamá, mi abuelita, mi papá, mis hermanas... uy no...

pero es que no, en realidad nadie es indispensable. Somos transiciones en la historia de este mundo, y si un día faltamos, se nos llorará, y habrá quienes - si así lo cultivamos - se sientan casi a morir por nuestra ausencia. Pero tarde o temprano el consuelo llegará, y el mundo seguirá girando en un continuo sin fin hasta que una fuerza superior lo quiera.

Pero lo que si te digo es que fijo habrá quienes sean necesarios, y no solo en emergencias, sino para regalar una sonrisa, un abrazo o su sola compañía. Sigue siendo necesario!!! :)

pacita snoopy. Felíz día!!!

Chris dijo...

floriella: Willkommen! Por supuesto que siempre resultamos siendo útiles de vez en cuando para quienes solo les interesa lo que podemos dar y no quienes somos en realidad.

Ana: Lo inesperado no tiene fuerza suficiente para desmoronar lo que ya está hecho, cimientado, de nosotros depende que las bases seas lo bastante resistentes. Además ya lo he dicho, sólo uno es capaz de derrotarse a sí mismo.

Un saludo graaaaaande para vos también!! :)

Lunita: Tienes un punto, no somos indispensables pero muchas veces necesarios, y ser necesitado va más allá de ser solo un objeto de utilidad para los demás.

La mayor parte del tiempo no todo lo que queremos es todo lo que necesitamos, pero de igual forma nos llena la vida y aunque sean caprichos o necesidades nos completa.

Pacita mi Lunita, igual para vos!

^_^

mirror mirror

1