domingo, enero 22, 2006

PROHIBIDO PROHIBIR



Siempre es por amor, las palabras no dichas, los silencios, los suspiros mirando hacia el mar...

Siempre es por amor que uno termina sufriendo, callando, suspirando. Por ese amor que hace de una tarde de lluvia un espectáculo de recuerdos lejanos y hace de todas las canciones romanticas una letanía mientras la tarde se termina de caer.

Siempre es por amor que duele odiar, que odiamos que duela y que cualquier noche de estrellas y luna llena es una excusa para prometer amor eterno cuando lo eterno del amor es amar eternamente. Aunque redunde en la misma cosa siempre.

Siempre es por amor que las promesas son ápices de vida, extensiones de una muerte anunciada. Promesas de que siempre prevalecerá el amor, sin importar qué tan larga es la agonía o qué tan profundas son las heridas.

Siempre es por amor que prometemos ser mejores, que transformamos las cenizas en mariposas y que sin importar el lugar donde estemos siempre es el paraíso si se está con la persona amada.

Todo eso es muy lindo y muy irónico, pero yo soy lindo y soy irónico.

Siempre es por amor que la traición sabe a pan y que el corazón termina siendo prisionero de los huesos.

Siempre es por amor que las promesas son prohibiciones a lo humano pero surcos para una extraña perfección en un mundo de inperfecciones.

Siempre es por amor que perdemos la cuenta de las lágrimas y las sonrisas y sin embargo sabemos sin importar el número cuán felices o cuán desdichados somos.

Siempre es por amor que tachamos lo incierto de incertidumbre y una duda puede ser el ataúd de cualquier amante.

Siempre es por amor... Los poemas nunca escritos, las canciones nunca hechas y los besos al aire.

Pero esta vez, aunque sea por amor, las promesas, las canciones, los poemas, la incertidumbre, las cenizas y los ademanes de cordura están prohibidos.

Y también queda estrictamente prohibido prohibir.

2 comentarios:

CRISK dijo...

Prohibido prohibir ¿Es eso posible?
Bueno no se si es posible o no pero todo eso que escribiste es muy cierto, son consecuencias o causas, la verdad no se pero se viven y se aman por igual...

Chris dijo...

Claro que es posible... Uno puede prohibirse prohibir, o sea, tener libertad.

mirror mirror

1