viernes, enero 20, 2006

PEATÓN...



Que si soy sólo un peatón en la vida? Por supuesto que no... Pero tampoco dirijo el maldito tráfico, no ando en carro, no voy en bus. Claro que no soy un peatón. Los peatones no vuelan, ellos caminan por las aceras, divagan por los callejones, miran al cielo y sueñan con lo que no tienen.

No pago infracciones aunque soy un infractor, destruyendo las leyes de lo ajeno, contradiciendo lo mundano, lo que solo existe para herir y no para sanar.

Sí, soy un delincuente predecible, asesino, estafador. Todo a conveniencia únicamente mía, por mi bien, solo por y para mí. Como si mi carne y mis huesos fueran canjeables por un beso, por una sonrisa o por un simple recuerdo enmarcado entre los vértices del olvido.

Vivo solo por mí. Acaso es mucho pedir que me dejen ser feliz? Claro, puedo serlo si quiero. Entonces será que en realidad no me da la gana? O soy feliz no siendo feliz?

Vanalidades o virtudes... Arrogante de nacimiento, marcado con el orgullo y una mente abierta a mundos imaginarios. Bastos universos hechos a mí modo, solo para vivir a mis anchas.

Que si soy un soñador? Por supuesto que sí... Pero tampoco me la paso con los pies en el aire. Alguien tiene que dirigir el maldito tráfico, pagar sus multas, robar sonrisas o asesinar a la tristeza de una puñalada a la razón.

Claro que soy un soñador, los soñadores vuelan, no caminan entre los callejones de la memoria ni van en bus o vienen en carro.

Esos malditos peatones que a veces lo único que saben hacer es colmar las aceras con lamentos y humo de cigarrillo.

Debería existir una multa contra la tristeza y el olvido.

Pero no la hay.

Maldita sea.

3 comentarios:

CRISK dijo...

Otraves.

Chris dijo...

Again... Lindo post.

:)

CRISK dijo...

En realidad si, lindo post...

mirror mirror

1