martes, diciembre 06, 2005


No sé cuándo, cómo o por qué el tiempo se deshizo de las horas de aquel día que terminó cuando yo apenas estaba comenzando.

No sé cuándo, cómo o por qué la voz se transformó en pedacitos de ternura, abrazos en silencio, en besos de cristal. Cuándo, cómo o por qué los abismos se llenaron de luz.

No sé cuándo, cómo o por qué las sonrisas hacían de la nostalgia una sombra larga, pausada y simple, tan simple como sumergirse en lo más eterno de la niebla para no regresar jamás.

No sé cuándo, cómo o por qué una palabra, un momento, dejó de ser espacios en el tiempo, cuando una confesión inconclusa convierte la tristeza en aves miniatura.

No sé cuándo, cómo o por qué las trivialidades se vuelven fundamentales, escarbando entre lo infinito en busca de alguna orilla para estar, de alguna miniatura para volar.

No sé cuándo, cómo o por qué el tiempo, la voz y las sonrisas me llevaron a lo fugaz, lo mágico a estar, sometiendo lo ilógico a callar, cuando aquel día estaba terminando y yo estaba por comenzar...

3 comentarios:

CRISK dijo...

Estaba por comenzar.............
Siempre estamos por comenzar por eso todo es perfecto.

Chris dijo...

No sé cuándo, cómo o por qué todo acabó cuando yo estaba apenas por comenzar, pero sinceramente es lo de menos, porque todo termina pero yo empiezo ahí...

CRISK dijo...

:)

mirror mirror

1